MIMI JULIAO VARGAS -COLOMBIA-

MEDITERRÁNEO
 
Recojo en mi mano reverente
Las piedrecillas negras y blancas
que se van colando sutilmente, y danzan
entre la arena gris que las acuna.
Son caudales de agua salada
de este mar quieto, sin olas, ni sonidos a trueno.
Los azules que se robó del cielo,
 se diluyen en resplandores del ocaso.
¡Cómo te recuerdo, mar Caribe de mi alma!
Alegre, tropical, te sientes amado.
Caminante, fiero, orgulloso, inquieto,
bailador, alegre y liberado,
Igual a quienes en principio, te bordearon.
 

*    *    *

 
EL VUELO DE MADRUGADA
 
Es madrugada.
Milagro de fantasía y magia,
tímidamente se va asomando la mañana.
Viajo en un vuelo.
¡Aire sobre la tierra!
 feliz, mi corazón respira,
la mente se independiza de la manada.
Fluidos, fuerza, ¡él vibra!
se tornan rojos los azules que llevo en la mirada.
A mi alrededor, las almas...
algunas van dormidas, otras no
aquellas también sueñan, otras lloran
van hacia la puerta que su destino trazó.
 
Tantas cosas que observo
en este hacinado avión.
 Bóveda azul... roja,
 brillante y amarilla,
lluvia de estrellas, fulgores desprendidos del cielo,
mares negros y profundos resplandores,
nube caprichosa y blanca…  extendió
el viento morboso,  que en figuras esculpió.
 
¡Cuánto despropósito!
Somos seres de la tierra, pretendiendo tener alas!
ingrávidos cuerpos de mentes cansadas
cerebros activos, cerebros muy lentos,
todos esperando llegar a algún puerto
persiguiendo metas, o huyendo de penas,
Buscando un consuelo, tras una quimera.
Por la ventanilla la luna se apaga
ha salido el sol de nueva mañana
llegamos cansados... seres expectantes...
se caen nuestras alas,
Somos caminantes.
 

*     *     *

 
HOMBRE CAMPESINO
 
Oro en las montañas, porque
la cosecha del maíz sembrado,
tienen las mazorcas
sus penachos barbados.
Son frutos de buena tierra,
 
 buen abono y buen arado.
La yuca, el ñame y el ajonjolí
son del labriego un tesoro,
cada semilla, cada planta, vale oro
 sembrados bajo el sol de aquí,
Hombre de campo, tú que miras al sol
con el rostro bronceado,
tu frente y la espalda sudando.
 Que terminas tu labor cansado.
Hombre recio, con tus manos grandes
llenas de espinas y raíces con olor a barro,
 a monte, dedos callosos, músculos fibrosos,
 y mirada impenetrable,
mientras, en tu alma brota una canción.
 
Con el burro y tu carreta,
vas bajando la montaña, tarareando el viejo son,
 tu le inventas la letra que dice tristezas, alegrías y amor.
Hablas al cielo   porque eres un poeta,
enamorado, valiente, luchador, que
invocas al viento, diciendo tus penas secretas
tus sueños, tus hijos, y tu pobreza
¡No tienen futuro!  Te grita el corazón. 
 

*     *     *

 
¡ASESINOS DE UN POETA!
 
Grito de dolor suspendido en el tiempo
¡No podrán nunca, silenciar su voz, no podrán borrar sus letras!
 Necios, miserables! que el cielo es muy grande y el eco no calla,
el eco repite y repite los mensajes que un poeta deja.. Federico García Lorca, tú no has muerto, fuerte y erguida tu imagen subió, aunque un tirano del pueblo, insaciable dictador, busque el reino del silencio, acalle su palabra, con aires de emancipación.
 
El poeta de Granada, allí se refugió, sus libros fueron su vida, consigna, la libre expresión, Su sangre regó la tierra, su semilla en surcos quedó y de esa tierra abonada, hombres pensantes, hombres nuevos por todas partes surgieron, hoy también se han inmolado en aras de su liberación. Los gobiernos alienantes, América es un fogón, el pueblo ya no resiste, y los matan por montón. Esto es una cobardía, regímenes del terror.  Hasta cuándo, ¡hermanos míos! los poetas que alcen su voz, somos muchos y sin armas hagamos la revolución. No más hambres, no más guerras, no más viudas, no más niños con desnutrición, Alcemos las voces, gritemos poemas que le hablen a Dios, que los seres humanos, unidos fuertemente por las manos alrededor del mundo, salvemos al planeta con una oración

 

*   *    *

 
LAS HOJAS
 
Cuando veas una estancia entre las flores
con árboles frondosos, soñadores
y percibas el aroma a tierra y caracoles,
sabrás que has llegado a donde vivo
 
En medio de las sombras y la brisa
el caminante, que no lleve mucha prisa
podrá verla, acogedora, blanca,
cual cariñoso nido
que le puede ofrecer a él, o al amigo
fresca agua, un pedazo de pan o vino.
 
Y para enmarcar este paisaje,
los trinos del canario, los mochuelos
cardenales y azulejos
entonan cantos de amor y de alegría
que te dan la bienvenida, día a día
Me hace suspirar tanta paz...
tanta belleza
me inspira a inventar
mi propia filosofía
sobre la vida y tantas ironías.
 
 Meditando así, paso muchas horas
después de tanto amor
me he quedado sola...
recorriendo esta estancia, llena de dolor…
 
Senderos que inicié con quien yo más quería
y hoy, sentada bajo un árbol
me siento parecida a una hoja.
que se desprende, seca y fría
 

*     *     *

 

SI YO ME MUERO AHORA…
 
Si ves que me estoy yendo, no detengas mi partida,
Despídeme con ternura y amor, eso sí, perdonándome
Si no te hice feliz, tan feliz como tú a mí.
Si me llego hoy a morir, no grites con desespero,
Piensa con serenidad, que he caminado bastante
He amado mucho, he llorado, me he reído, y ahora, vuelo.
 
Siempre quise saber cómo era el cielo, el todo de la nada,
Quise conocer de Dios su cara, quemarme en su energía
palpitar mi corazón con las vibraciones del cosmos
llenar mi alma de esa luz blanca, fuente de alegría-
 
Si me llego a morir hoy, no me llores con tristeza,
te lo ruego. Llora por la felicidad de aquellos  días,  cuando de la mano recorríamos campos, playas y senderos   inspirados por un ave, un relámpago, o una simple piedra.
Quédate con el sonido de mis letras, en ellas estoy yo.
 

*     *    *


REFLEXIONES
 
Camino…
Camino silenciosa y observando.
Esta multitud y el calor me agobian…
Gente que también va caminando
 en sentido inverso al mío.
Yo llevo encima este calor humano
y ellos van tiritando de frío.
 Apenas veo que van, ya vengo yo de regreso.
Esos gritos !  que se mezclan con sonidos digitales!
 
Todos van con prisa, ¿a dónde quieren llegar?
Hace ya tiempos que espero
Me hago esta pregunta: -¿Y ahora qué?
Será que me siento a esperar nuevos andares,
 que la muerte interrumpa este largo divagar,
o sigo andando, hasta que mis pies, que ya se sienten cansados,
se nieguen a continuar por este sendero empedrado
dejándome sumida en la soledad de los años,
que es llegar al mismo punto.
Caminar entre el bullicio de la gente
de este controvertido mundo
sin tener con quien compartir todo lo que se siente
sola, sin la mano que me sostenga.
no quiero caminar, ahora quiero volar, para gritar más fuerte!
 

*    *    *

 
 AMOR DEL OCASO
 
Es tomarnos de la mano,
descubrir que estamos vivos
que el corazón late fuerte
que tu cuerpo con el mío
se aman profundamente.

 

*   *   *


STATO QUO
 
En campo viviente, manto de naturaleza
Plenitud en el césped, que asoma orgulloso, 
con despliegues de llanto.
Campo, matriz de la tierra con sangrantes grietas,  gemidos de espanto.
¡Se muere el planeta!
Se inicia el holocausto.    
Ambiente de muerte. Entre los abismos, un árbol,   saliendo de  su vientre con vibrante canto.                                                              Soy una raíz, un insecto, una simiente  huelo a hojas, humedad, humo de leña
¡Huelo a quemado!   
Montañas y mares. ¡Soy vida, que se extingue y nadie lo siente ¡
¡NADIE ME SALVA!
Energía, vida, simas tenebrosas que invitan, y aterran.
Lujuriosamente se revuelcan las negruras
y rasgan los azules de la eterna pureza
candencias de los dioses mal olientes,
que abren las fauces, de los avernos hambrientos.
Bajo los tornasoles moribundos del horizonte,
¡Y TODO EL MUNDO QUIETO!
Cubren de luto siniestro la tierra en fuego.
Estallan luceros, las montañas se revientan,
ahogando la tierra con ceniza, terror y muerte.
Y con rictus de dolor se agrieta el planeta
 

*    *    *
 

DE NIÑA A MUJER


Era tan solo una niña que a la vida se asomaba.
su cuerpo bullía en aromas,
de las hormonas brotaban botones de primavera.
pétalos de una flor era su piel aterciopelada
mórbidos estremecimientos, sensaciones, sentimientos,
porque a un príncipe esperaba cada mañana en su vida
cuando al balcón se asomaba, suspiraba muy profundo
como si quisiera tragarse al sol ardiente que le maduraba el alma.
Sus quince años, quería que fueran ya treinta
para ser una mujer que al amor se le enfrentara.
Armaba sueños frecuentes, propios de adolescente,
Despierta también soñaba
que llegaba un caballero a su lecho a desnudarla
para enseñarle en la fuente, libremente, cómo amaba.
Como aman los hombres, sin prejuicios ni temores,
Que el cristal himénico de sus flores
con ardiente pasión quebrara
y con suspiros y besos mitigara sus dolores.
Mágica imaginación de niña.                                                                                                          
Obsesión mental de una virgen creando un escenario de inocencia
para despertar muy tarde, a una triste realidad.
Que no hay césped, que no hay playas.
La sensación de esos besos con que una vez soñara,
no se quedan para siempre, se esfuman, se olvidan!
solo le darán la espalda si su entrega es a un canalla.

 

*    *    *

 

LA VOZ QUE RASGÓ EL CIELO
 
Acercándose como sombras silenciosas de la noche, comienzan a tomar posiciones estratégicas. En la madrugada suenan las primeras ráfagas, atacan aquel humilde caserío de agricultores en las alturas de los Montes de María. Bajan en busca de los líderes que se han interpuesto en sus actividades delictivas y quieren quitarlos del medio. De los ranchos los sacan arrastrados con la consigna del exterminio. Los van a fusilar acusándolos de no colaborarles, porque su único interés en ese momento es la tierra fértil, para sembrar la cocaína. Quieren quitarlos para siempre del camino y callar sus voces de labriegos pacíficos cuyas armas son solo herramientas de labranza y sus dos manos fuertes con color y olor a tierra.
 
Penetran cumpliendo la orden, porque además les interesa el sitio estratégico para sacar la droga que embarcaban por el golfo. En medio de la noche solo se escuchan gritos de los asaltantes, que se confunden con los de las mujeres y los niños en el sitio cruzado por las balas.  Hombres sin distingos ni respeto penetran a las viviendas, ultrajando a las niñas, a mujeres embarazadas; los niños aterrorizados huyen a esconderse entre los árboles del piedemonte, arden los ranchos, reina la confusión.
 
En medio del silbido de las balas asesinas, del polvo y del humo, se abre paso una silueta alta y blanca iluminada por el fuego. Es aquella anciana de cabellos plateados, vestida con una larga túnica a quien tanto aman y respetan. Viene con la mirada fija en el cielo y sus manos en alto, tal parece una aparición o una antena conectada al cosmos. Se detiene en la mitad del ataque y grita con una voz tan poderosa, que parece de un altavoz: “PADREEE,¿ POR QUÉ NOS HAS ABANDONADO”?
..Un silencio profundo… cesan por unos segundos las balas…
Un detonante de metralla calla para siempre su voz.
El cielo estrellado del verano repentinamente se oscurece y se ilumina la montaña.  Un rayo inesperado parte el corazón de aquel asaltante que le disparó. ¡Sobresalto y sorpresa, confusión y caos! Los asaltantes huyen despavoridos y el caserío se salva esa noche de una masacre segura.
 

Mimi Juliao Vargas  (D.R.A.)
Cartagena del Caribe, Colombia.

 

 

Mimi Juliao Vargas nació en Barranquilla, Colombia, pero ha vivido muchos años en Cartagena. Es licenciada en Trabajo Social, con varios diplomas y especializaciones en Desarrollo de la Comunidad, Diseño y evaluación de proyectos, Psico-Orientación Familiar, directora del Proyecto Social de la Presidencia de la República, en el Plan “Para cerrar la Brecha”, Jefe de Proyectos específicos de la Secretaría de Planeación de la Gobernación del departamento de Bolívar, y Jefe de Recursos Humanos.
Presidente vitalicia de la FUNDACION UNIDAD (Unidad de atención Integral para la Ancianidad) Fundadora de la Organización Cívica Colombiana para la Alfabetización, patrocinada por la Fundación Nauman de Holanda, Fundadora de la Cooperativa para la Salud del Adulto Mayor. Es aficionada a la pintura al óleo sobre lienzo. Ha publicado 4 Libros hasta la fecha:  coautora “Perlas en la Charca”, “Hermanados por las Letras” y “El Claustro” publicó su primer libro “EL CUADERNILLO DE MIS CUENTOS” y está su próxima Publicación -“DIOS!, ¿PARA QUÉ ME CREASTE”?
Mimi Julia o Vargas nació en Barranquilla, Colombia, pero ha vivido muchos años en Cartagena. Es licenciada en Trabajo Social, con varios diplomas y especializaciones en Desarrollo de la Comunidad, Diseño y evaluación de proyectos, Psico-Orientación Familiar, directora del Proyecto Social de la Presidencia de la República, en el Plan “Para cerrar la Brecha”, Jefe de Proyectos específicos de la Secretaría de Planeación de la Gobernación del departamento de Bolívar, y Jefe de Recursos Humanos.
Presidente vitalicia de la FUNDACION UNIDAD (Unidad de atención Integral para la Ancianidad) Fundadora de la Organización Cívica Colombiana para la Alfabetización, patrocinada por la Fundación Nauman de Holanda, Fundadora de la Cooperativa para la Salud del Adulto Mayor. Es aficionada a la pintura al óleo sobre lienzo. Ha publicado 4 Libros hasta la fecha:  coautora “Perlas en la Charca”, “Hermanados por las Letras” y “El Claustro” publicó su primer libro “EL CUADERNILLO DE MIS CUENTOS” y está su próxima Publicación -“DIOS!, ¿
PARA QUÉ ME CREASTE”?
 

PÁGINA 16