<                    >

PÁGINA 18

ABRAHAM MÉNDEZ YAÑEZ -MÉXICO-

Acrónimo: AMEDEBVY
Nacionalidad: mexicano
Monterrey Nuevo León
E-book: https://es.calameo.com/favorites/704905
Redes sociales: Facebook Abraham Méndez
Biografía: soy licenciado en educación especial y escribo textos desde los 14 años, a lo largo del tiempo y ahora a mis 53 años he buscado ir puliendo y dando más seriedad a lo que escribo, he participado en alrededor de 10 antologías con escritores de México y de algunos países de habla hispana y en 17 e-book donde se escribe poesía de protesta y denuncia, buscando empoderar a aquellos que fueron callados.
Escritor por impulso que busca trascender con sus letras desde las cuatro paredes donde lo enclaustran sus 5 demonios: Miranda mujer joven con muchas inseguridades, Mauricio hombre apuesto pero arrogante y petulante, Eduardo niño inquieto y muy maduro a pesar de su corta edad, Ernesto el viejo que se acabó la vida pensando sin lograr alcanzar el amor por todos esos miedos y Edgar un beodo empedernido que se vuelve honesto y franco al calor de la copa y si ella también. Sus crisis literarias no tienen espacio ni tiempo, suceden y se desarrollan en todo lugar y en todo momento sin escatimar los alcances que pueda vislumbrar sus pensamientos, su aprendizaje en las letras se da de forma introspectiva, con un matiz de naturalidad y desparpajo
No se considera poeta, mucho menos escritor, pero respeta los cánones que dictan tal disciplina.
Participo en la revista literaria Trinando de Colombia y en la revista poética AZAHAR de Conil España.
He escrito 3 recopilaciones de textos sobre la mujer en el marco de los eventos de Grito de Mujer “las lágrimas de la tortuga”, “el canto del cisne” y “el mito de las sirenas”
Dejo aquí un epígrafe:
“La poesía no sólo son letras, son imágenes que se desprenden de una mente para invadir y sacudir muchas mentes más” AMEDEBVY
 

MUERTOS, PERO NO OLVIDADOS
 
"2 de octubre Rojo Anochecer"
Tránsito en este espacio estrecho
Hacia un destino por demás incierto
Aún sigo vivo, pues palpo mis entrañas
Recuerdo las bengalas y el silbido de las balas
De pronto un golpe en el estómago, escurriendo ya mi sangre
Me levantaron casi muerto y apenas desperté
Me siento en un vacío en este abismo sin final
Desde donde esté no dejaré de gritar.
"NI PERDÓN NI OLVIDO"
 

 

*    *    *

 
NO NECESITAS DESNUDARTE
 
No necesitas desnudarte para hablarme de erotismo
Pues un rose, una mirada, el movimiento suave de tu cabello.
Tu sonrisa, tu pijama, el aroma exquisito que se desprende de tu cuerpo
Serían suficientes para un agradable y excitante encuentro.
No necesitas desnudarte para incitarme a la sinrazón, al desasosiego
Para imaginar esos pliegues que son el juego perfecto
Para saborear tu aliento en cada palabra que evocas
Para sentir que el viento eleva en tus pechos las copas
No necesitas desnudarte para llevar a lugares insospechados, mi imaginación
Sólo expresa con las letras los momentos de lujuria que nos consumen por dentro
Solo dime al oído lo que es prohibido, pero cierto
Solo dime sin palabras que la pasión será nuestro mejor alimento
No necesitas desnudarte para motivar y extasiar a este lóbrego viejo
 
 

*    *     *


COMO LO HE DE OLVIDAR
 
Divago en las 7 puertas del infierno y no sé a dónde voy
Me sostengo en las manos de quien me arropa y le sufrago mal
Ya reniego, le grito, hago mis berrinches y él no se atreve a chistar
Solo me dice ¡viejo lindo deja ya de renegar!
¡Que se te sube la azúcar, la presión, la bilirrubina, ya te debes calmar!
No recuerdo mi nombre y aun sé que sigo vivo
Pues siento, respiro y me lamento de todo y de nada
Sé que viví, pero no viene a mi mente la vida misma
Tengo 80 años y me he transformado en niño una vez mas
Aprendo a leer lo que ya te he leído
Me lavo los dientes, aunque lo hago mal
De pronto no sé si regreso o voy a caminar
Y te cuento la misma historia mil veces más
Mojo la cama y no sé porque, será que he soñado con esa mujer
Y me abrocho las agujetas de los zapatos al revés
Y el pibe sigue aquí sentado sin siquiera refunfuñar
Pero aun así me he encariñado con el pibe que me asiste, pues este medio locuaz
Fíjate que me ha dicho que es mi hijo, sí que él es un loco de atar
Pues se le escapa una lagrima cuando piensa que no lo he de mirar
Es buen chico el mozo, se ha de parecer a su papá
Si en verdad fuera mi Eduardo, vaya que sería un fracaso, pues eso ¿cómo lo habría de olvidar?
 

*    *     *

 


¿Y QUÉ ES LA MUERTE?
 
¿Y qué es la muerte?
Si no, un espacio en el inmenso universo que no tiene nada
Una vereda de laberintos sin fin
Una llamarada de vidas hechas ceniza
Almas que vagan sin hallar su destino
Deseos reprimidos sin consumar
¿Y qué es la muerte?
Si no, un eterno y enigmático descansar
Es la absurda idea de una mejor vida en el más allá
Es el abismo cenagoso que no tiene principio, mucho menos final
Es el acertijo que nadie puede descifrar
Es el paradigma que no tiene respuesta y carece de veracidad
¿Y qué es la muerte?
Sino un estado metafísico que nadie puede, ni sabe descifrar
 
 

*     *      *


 
ETERNO ANDAR
 
Hacia las escaleras del cielo
Dos esfinges mexicanas
Me esperan en sus aposentos
Siempre fieles al espacio y al tiempo
A la vuelta inevitable de las manecillas del reloj
Hacia las escaleras del cielo
Esperan inmutadas, mis amigas calaveras a que llegue yo
 
 

*     *     *

 
 
EN LAS PUERTAS
 
En las puertas de la gloria
Esperan siempre incansables
Sabias del tiempo, dueñas del espacio
Expectantes y pacientes levitan en sus aposentos
Siempre fieles a su propia identidad
Seguras de que algún día a ellas llegaré
Y no habrá nada más de que hablar
El epitafio ya está escrito
"Ven a esta tumba a descansar"

 

 

*    *     *

 
 
SU SONRISA
 
Esa sonrisa endemoniada que me hace pensar procaces palabras
Eleva al cielo mis instintos más pueriles y concupiscentes
Exacerba la libido y deja entrever mis insaciables ganas de morder, desangrar mis fauces, morir entre esos labios
Y surgir del monte de Venus, que está ahí con la puerta entreabierta
 
 
 

Abraham Eduardo Méndez Yáñez ©
AMEDEBVY
México D R A