ALEKHINE REBAZA -PERÚ-

PÁGINA 17

<                    >

Compositor de música académica nacido en Lima en 1970.
-En 2009 se estrenó en Londres su “Rapsodia de los Áyares”; la cual fue reestrenada en París en 2013.
-En 2010 estrenó dos cuartetos para cuerdas escritas para el Quatuor
Internacional de París.
-En julio de 2011 fue estrenada su sinfonía “Machu Picchu”
y en diciembre de 2011 se estrenó en París su “Fantasía sobre El cóndor pasa “.
- En 2012 escribió la historia que sirvió de base para componer su ballet “La Luna Mochica”, el cual ha presentado desde 2012 hasta la fecha, en 14
oportunidades por diferentes ciudades del país.
-Ha presentado, desde 2018, piezas corales estrenadas por el coro femenino de la Pontificia Universidad Católica del
Perú en auditorios de Lima y Chachapoyas.
 

El río refleja, ondeante tu rostro
 
El río refleja, ondeante tu rostro
esa primera onda que te captó
dejó la posta para la siguiente
y esta a la que le seguía.
Así se encargan unas a otras el deber de reflejarte.
La primera onda, esta tan lejos río abajo,
que no te ve ya;
Esta reflejando fugazmente las ramas de un árbol que se asoma sobre el río
o el pasto en sus márgenes
pero todo el tiempo refleja el cielo, paralelo a él.
El cielo, que también es un río de estrellas
que fluyen mas lentamente
pero que son asiduas y periódicas.
En ese río no se refleja tu rostro sino tu destino
que un adivino podrá ver en sus naipes
que son otro río.
Todo lo es, como pensó Heráclito.
A qué mar llegarán los destinos, los rostros y los naipes.
Todos sabemos cuál es ese mar.
El mar sin caminos, sin formas, sin azar.
 
 
 *     *     *
 
 
La plegaria y el temor
 
La plegaria y el temor
forjan el anillo,
la creencia.
Dios es el dedo que lo ciñe
o el vacío y la ausencia en su centro,
donde iría su anular.
La sortija sobrevive a la mano que la luce
pero se pierde en el olvido de las generaciones
como se pierde el recuerdo y los nombres.
 
 
*     *      *

 
 
Las flores son copas


Las flores son copas;
sus aromas, son sus licores.
Mis ojos beben
pero no se embriagan,
mucha vida, mucho candor hay en las flores;
mis ojos gustan de otro licor,
de otro sabor y color más fuerte, más tostado o más acuoso.
Me embriaga el mar,
el crepúsculo del sol muriente,
la luna fantasmal,
los ojos de una mujer de arrogante hermosura.
 
 

*     *     *

 
Machu Picchu

 
En ese rincón de la cordillera todo es canto,
sinfonía paisajística,
hermosa paleta orquestal de grises y verdes
en un óleo musical enmarcado por un abismo de arriba
y un abismo de abajo,
como un Valhala,
un Olimpo,
un Hanan Pacha,
una ciudad en las nubes.
Sinfonía de piedra acompañada por un coro de naturaleza abundante.
Cada piedra es una nota
con acordes fuertes de los incas y su imperio.
Ver Machi Picchu es como ver el mar,
como ver a un dios,
un paisaje infinito y hermoso
que hipnotiza y nunca nos cansa.
 
 

*     *      *

 
Xanthos y Melanthos
 
Rubia como el trigo,
como el oro,
como el sol,
como el pan,
dorada,
como la arena,
como el fuego.
 
Morena como la noche,
como la madera,
como la tierra,
como el vino
como la sangre
y como los sueños,
claroscura como la vida.